Cuento: Florecimiento

el

Este cuento es una rareza. Lo escribí originalmente para el concurso de cuentos de terror del Subte, ya no me acuerdo hace cuantos años fue, pero seguro que más de 10. Cuando lo mandé pensé que era una genialidad. Ahora que lo releo veo que es cualquier cosa. Le hice unos retoques además, porque tenía varios errores que en su momento no había notado.

Florecimiento

“…Y si las rosas de su jardín le cantaran una canción sobrenatural, se volvería usted loco. Y suponga que los adoquines de la calle comenzaran a hincharse y a crecer ante sus ojos, y que el guijarro que usted observó por la noche hubiese echado capullos de piedra por la mañana.
Bien, estos ejemplos pueden darle alguna idea acerca de lo que realmente es el pecado.”

Arthur Machen, El pueblo blanco

Dolor.

Una punzada que me atraviesa de lado a lado, desde la coronilla hasta la planta de los pies.  

Me descubro parado frente a un amplio ventanal que cubre toda la pared del piso donde estoy. Mi memoria está nublada, no recuerdo bien cómo llegué hasta este lugar. A través de la ventana, los árboles son pequeñas siluetas bajas; solo algunos edificios altos estorban mi visión del horizonte.

Abajo veo techos, pintados de verde para camuflarse entre los densos jardines que lo rodean todo. Unas gruesas grietas cruzan las terrazas en dirección a los desagües que vacían el agua acumulada luego de las lluvias. Todas las grietas están ribeteadas del verde más oscuro del musgo. Parecen venas repletas de un líquido denso y corrupto.

Hacia un lado, una torre de radio se yergue hasta alcanzar mi altura; varios tramos de enredaderas trepadoras se desplazan con la imperceptible velocidad vegetal por su estructura tubular y sobre los cables tendidos, que mantienen la torre en pie durante las tempestades.

El sol, que apenas sobrepasa el horizonte, es un esbozo de claridad, una imagen borrosa insinuada entre la gasa de nubes grises que cubren la totalidad de la bóveda celeste.

El interior de la habitación es gris y plata. La luz difusa, una mera aproximación del sol mortecino que me observa tras el cristal, brota oculta del interior de unas bateas suspendidas del techo blanco. Por algún motivo estas lámparas me recuerdan a los germinadores de un vivero. Los cables eléctricos que se enredan en los alambres que las sostienen; parecen ramificarse al tocar y hundirse en el yeso del cielorraso.

Al otro lado de la habitación, una mujer se encuentra sentada tras un escritorio metálico. Sé que es mayor, aunque no tengo noción de mi propia edad. Mi mente se encuentra embotada tras una leve cortina de dolor. La mujer no me ve, creo que no sabe que estoy acá.

¿Dónde estoy, cómo llegué a este lugar?

Junto al cristal de la ventana hay una planta de hojas sagitarias, es una mata de verde brillante esmeralda que no había notado antes.

La mujer levanta la vista de sus manos apoyadas sobre el escritorio. Me mira, sus ojos verdosos se clavan en los míos. Me habla pero no comprendo sus palabras. La cabeza me duele en palpitaciones regulares. La mujer parece inquieta, desde ella me llega un fuerte hedor vegetal, savia, eucaliptus y menta. El escritorio está bordeado por macetas plateadas, varias sagitarias brotan de ellas rodeando a la mujer con un halo verdoso. No las había visto antes. ¿Estaban ahí?

Miro hacía la ventana, apartando mi atención de la mujer que no para de murmurar sonidos incoherentes. La enredadera cubre ahora la totalidad de la torre. Los techos se ven más oscuros, ya no logro ver las grietas.

La mujer grita, veo sus facciones alteradas. Me grita pero no comprendo. Está pálida y a la luz de la habitación su piel se ve ligeramente verdosa.

El cuarto se me hace opresivo, tengo que salir, alejarme de la ventana y de la mujer que no para de gritar, pero no puedo. La torre es ahora una masa verdosa que comienza a extender zarcillos y tentáculos vegetales hacia los balcones y ventanas que la rodean.

Un gato negro camina por el borde de una pared cercana, roza la enredadera y lo veo florecer. La mujer tras el escritorio también florece y sus inflorescencias gritan junto a ella.

Ya no puedo ver más allá del cristal, la mata verde esmeralda lo cubre por completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s