Cuento: El juego de las sillas

El sol desaparece en el horizonte, cuando el auto se detiene frente a la casa. El hombre baja del coche, cigarrillo en mano, observando con detalle el camino recorrido hasta aquel paraje desolado. Ninguna señal humana más que la construcción de paredes ladeadas. Es demasiado temprano, esta vez parece que los demás tardarán un poco…