Cuento: Vestida de blanco

Como siempre, llegás una hora más tarde que todos los demás. Te quedás ahí quieta en la puerta por unos minutos, asustada en medio de la noche, hasta que se dignan a bajar y cuando te abren te inventás una historia para explicar tu retraso. Hubo un accidente en el camino, una chica se cayó…